¿El Black Friday es un timo?

Llega la semana mas esperada e importante del año, en cuanto a ofertas y descuentos se refiere, y sin embargo lo que percibo es un malestar generalizado por parte del consumidor.

No se si realmente esto del Black Friday es un timo generalizado o bien que nos estamos volviendo demasiado exigentes. Seguramente, y como en todo, en los grises suele estar la verdad y ambas posturas tendrán su parte de culpa para que esta gran semana se vea empañada.

Black-Friday-2017

Lo que si tengo claro, y no es algo que haya descubierto esta semana, es que el consumidor esta cansado de que lo traten como a un idiota. El consumidor repele las acciones comerciales, no se cree las ofertas, desconfía absolutamente de todo y en eso la culpa la hemos tenido los comercios. Hemos abusado de todas aquellas acciones en las que las cifras han sido favorables y no nos ha importado nada la satisfacción de aquellos que hacen esto posible: los consumidores.

Y ahora pretendemos que el consumidor haga borrón y cuenta nueva, y que por supuesto se crea todas nuestras ofertas y todos los anuncios que hagamos. Pues no, desconfiará de nosotros y de todos aquellos comercios que no conozca pues entenderá que son igual que nosotros. Que solo queremos vender.

En mi caso lo tengo claro, no antepondré jamás (antes abandonaría el proyecto) las ventas a lo que entienda que es moralmente correcto. Soy consciente que de esta forma puedo estar perdiendo muchas ventas y que igualmente pensaran de mi que soy igual que el resto y desconfiarán y criticarán mis ofertas. La verdad es que no me importa, esto no es una carrera de velocidad y lo que cuenta es no decepcionar a todos aquellos que finalmente se decidan por darte una oportunidad.

Acciones que considero de baja moralidad

Sobre esto podría dedicar una entrada completa pero intentaré generalizar y centrarme en lo más importante:

  • Subir para después bajar precios: Parece mentira que a estas alturas se haga… pero sí, se hace, lo veo continuamente y no lo entiendo. ¿De verdad pensáis que la gente es idiota? y más en un medio digital en el que absolutamente todo queda registrado (hasta un simple vistazo por archive.org te puede hacer sacar los colores). En la defensa de muchos diré que desde hace unos años los precios en el online se han convertido en una “bolsa” y continuamente suben y bajan por lo que se puede dar el caso de productos que por inercia han subido y que posteriormente se pretenda lanzar una oferta con ellos. En mi caso, para evitar que puedan pensar mal de mi negocio, siempre pido que se revisen los historiales de precios de las ofertas que se van a poner y si en alguna de ellas hay previamente una subida importante, evito que se haga dicha oferta o bien impido que se anuncie como oferta.
  • Ocultar gastos de envío u otros extras: Esto como comprador me da muchísimo coraje. Me niego a comprar en una web en la que tenga que estar buscando los gastos de envío y me cueste más de la cuenta. Sin embargo, es algo que veo se sigue haciendo y entiendo que si es así es porque funciona.
  • Campañas difusas o con excesiva letra pequeña: Hay campañas que parecen que están hechas para que no las entiendas. No lo comprendo… parece que ni uno mismo confía en la campaña que ha hecho y por eso prefiere que el consumidor no se entere o no la lea en su plenitud. Como ejemplo, cualquier anuncio de automóvil en el que es imposible saber el precio. Me parece cojonudo que pueda pagar en x cuotas a un precio x y con una entrada x, pero lo que quiero saber es cuanto me cuesta y no tengo porque tener una calculadora a mano para intentar hallarlo.
  • Engañar en las campañas: Parece evidente, pero se sigue haciendo. Pongo un ejemplo claro: “Super oferta de un magnífico portátil que no puedes dejar escapar”, y luego se trata de un modelo de hace 3 años que está descatalogado. Vuelvo a repetir… que la gente no es tonta! algunos caerán si, pero hay que hacer valer nuestra marca y no podemos dañarla de esta manera. Tu marca vale mas que mil ventas. No digo que no haya que aprovechar las campañas para intentar vender aquello que tenga difícil salida, por supuesto es una gran ocasión de venderlo, pero no engañemos.

El fenómeno Black Friday, ¿Tiene fecha de caducidad?

Hace apenas unas semanas, hablando con el gerente de una importante cadena de tiendas físicas, surgió la pregunta que todos se hacen de si este Black Friday será más fuerte que el anterior, y si el siguiente será más todavía y hasta donde llegaríamos. Yo le decía que para mi el techo estaba como mucho en 1 o 2 años, y que a partir de ahí iría cayendo hasta que quedara en una campaña más comparable con Navidad. Él incrédulo me decía que me equivocaba, que esto de Black Friday es mucho mas fuerte de lo que parece y que ha llegado para quedarse.

A día de hoy, no solo me reafirmo sino que estoy mucho mas convencido de ello. Por supuesto no lo vamos a borrar nunca de nuestro calendario, pero ya a día de hoy veo que no causa la sensación que causaba en años anteriores. Antes solo se escuchaban mensajes de impaciencia porque llegara la fecha y ahora lo que resuenan son las quejas y los comentarios de que es una estafa.

Aun así, los datos de este año son muy alentadores, se prevé seguir creciendo y no dudo que el año que viene aumente aun más, pero como digo, el consumidor se cansa y al final lo verá como una acción comercial y desconfiará, como es natural.

Black Friday, ¿Timo o realidad?

Y para concluir, doy mi opinión a la pregunta inicial. En realidad no pienso que el Black Friday sea un timo, ni mucho menos, es un campaña más como cualquier otra en la que cometemos los mismos fallos. Es esa enorme expectativa la que hace que todo se magnifique y que cualquier “fallo” haga que no se vean las grandes ofertas y esfuerzos que muchos hacemos para que esta sea una campaña especial.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *